Comparte
Ir abajo
avatar
Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 09/10/2017
Ver perfil de usuario

ultimo ensayo de Jorge(Giorgio)

el Mar Ene 09, 2018 1:08 pm
Las tecnologías como benefician o afectan en el desarrollo intelectual, social, cultural de los niños en educación básica

Beneficios
Las nuevas tecnologías son un buen instrumento, pero de ellas hay que hacer un buen uso. Esto quiere decir que el exceso de uso es perjudicial para el niño,  los padres deben de saber que existe un  tiempo para usar teléfonos o tabletas pero también para hablar, para jugar, para estudiar, para escuchar música o para leer y que así como se les pone un horario y una rutina para sus otras actividades el uso de la tecnología tiene que ser con límites y bajo supervisión  de forma positiva, tomando en cuenta el contenido y el tiempo de uso adecuado para su edad, así como en el proceso. Hay que explicarles el  peligro que pueden encontrar en ellas. La tecnología, sí tiene un lado positivo, y es que pueden ser un instrumento para favorecer, estimular y complementar el aprendizaje, además de que existen cada vez más actividades para niños autistas, con Trastorno de Déficit de Atención o cualquier otro trastorno que a través de la tecnología se les puede ayudar a comunicarse y a desarrollar habilidades de pensamiento.

La tecnología aplicada en el ámbito escolar infantil, presenta grandes logros si es usada con objetivos concretos y adaptados, llevando un seguimiento y monitoreando el control de su uso. La función docente debe ir enfocada a darle sentido y significado a los recursos tecnológicos que la actualidad nos ofrece, controlando, limitando y supervisando su contenido y utilización.

Actualmente existen aplicaciones destinadas a la enseñanza y al desarrollo infantil. Las ventajas de estas aplicaciones es que muchas de ellas están creadas para leer, jugar, mejorar la memoria, ampliar vocabulario, etc. De esta manera, un niño interactúa con un aparato electrónico al mismo tiempo que aprende, desarrollando nuevas habilidades y complementando el aprendizaje por medio de una enseñanza interactiva y funcional, pero tomando en cuenta que se debe de tener especial cuidado en no caer en el exceso de su utilización ya que no se trata de tener una computadora o una tableta en el salón, sino de utilizar estas herramientas de manera significativa para compartir y reforzar el conocimiento, convirtiendo el aula en un espacio de aprendizaje multidisciplinario, lo cual fomenta la creación de niños multicompetentes, que enfrentarán de forma exitosa los retos del futuro.

• Desarrollar habilidades en niños con  problemas de aprendizaje.
• Favorecer, motivar y estimular el proceso de aprender a hablar y comunicarse correctamente con los demás.
• Proporcionan métodos alternativos de comunicación
• A través del juego, con normas, reglas, límites y que tienen un objetivo previamente preestablecido, se puede desarrollar autoconfianza al superar nuevos retos, desarrollar habilidades de abstracción, planificación y construcción de metas a corto y largo plazo.
• Hoy en día se pueden encontrar materiales educativos y didácticos tecnológicos diseñados para desarrollar habilidades y complementar el aprendizaje significativo.
La tecnología puede ser una herramienta útil e importante si se utiliza en el lugar adecuado para ayudar a los menores a aprender y complementar el aprendizaje y no como reemplazo de los métodos tradicionales.

Problemas
El uso de la tecnología desde una edad muy temprana, como el caso de las tabletas para bebés, no sólo afecta el desarrollo físico de los infantes por cuestiones de luminosidad y de percepción espacial, también afecta la socialización, algo fundamental para los pequeños”, aseveró Aída Cortés, profesora de la Escuela de Psicología de la Universidad Iberoamericana.

Mientras más temprano se inician los niños en el uso de tecnologías digitales, menos se desarrollan habilidades sociales tales como la capacidad de leer la mente del otro a través de la mirada, la lectura de claves no verbales, la pragmática (adecuar con rapidez la conducta al contexto), la empatía y la atención espacial (recoger velozmente datos del contexto). Disminuye el empleo de reglas sociolingüísticas (dar las gracias, pedir permiso, sonreír) y se privilegia el contacto social fugaz.
Tenemos definitivamente nuevas mentes, formateadas, diseñadas por el empleo de tecnologías digitales. Están surgiendo niños muy distintos a los del siglo pasado. Son mentes que procesan la información de modo muy veloz, holístico, con gran empleo de la lógica espacial y de códigos comunicativos nuevos (emoticones, por ejemplo). Lo visual y el espacio son protagónicos, perdiendo relevancia lo conceptual simbólico y el análisis secuencial de los fenómenos. Mentes que privilegian la velocidad de la información por sobre la profundidad de ella. Mentes impacientes. Este procesamiento tan veloz y de superficie sacrifica lo elaborado, lo lento, lo “madurado” antes de ser emitido. Está por encima de la profundidad de las ideas, del desacuerdo con fundamentos que hacía nacer la discusión en un marco de respeto y que es plasmado solamente en las conversaciones de sobremesa, los juegos de salón, la tertulia, el debate. “Los seres humanos somos criaturas sociales y lo cierto es que una pantalla no sustituye el amor y cuidados que un cuidador puede tener con un niño. La tecnología no debe sustituir la compañía de los padres”.

Desde el punto de vista biológico, los sistemas sensorial, motor y de apego del niño, en pleno desarrollo, no han evolucionado para englobar el carácter sedentario pero enloquecido y caótico de la tecnología actual. La influencia de la tecnología y sus rápidos avances en el desarrollo del niño incluye un aumento de los trastornos físicos, fisiológicos y de conducta que los sistemas educativos y sanitarios están apenas empezando a descubrir y, desde luego, no comprenden todavía. Hay diagnósticos de trastorno de déficit de atención e hiperactividad, autismo, trastorno de coordinación, retrasos en el desarrollo, habla ininteligible, dificultades de aprendizaje, trastorno del procesamiento sensorial, ansiedad, depresión y trastornos del sueño asociados al uso excesivo de las tecnologías y en alarmante aumento. Una mirada más detallada a los factores cruciales para cumplir las etapas de desarrollo y los efectos de las tecnologías en esos factores ayudaría a los padres, educadores y profesionales sanitarios a comprender mejor las complejidades de esta cuestión y a construir estrategias eficaces para reducir el uso de la tecnología.

Cuatro factores críticos y necesarios para un desarrollo saludable del niño son el movimiento, el tacto, la conexión humana y el contacto con la naturaleza. Estos tipos de aportaciones sensoriales garantizan el desarrollo normal de la postura, la coordinación bilateral, los estados óptimos de excitación y la autorregulación que hacen falta para adquirir las bases necesarias para la escolarización.
Los pediatras consideran que el uso prolongado de las pantallas genera niños más pasivos, mientras que la falta de contacto físico con otras personas provoca falta de interacción y merma el desarrollo saludable de los sentidos de los pequeños. También afecta su sueño, tanto por el contenido que pueden ver como por el brillo y y las ondas electromagnéticas, emisiones de radiofrecuencia, microondas, sonido, etc.
Dejan el ejercicio físico necesario para el desarrollo saludable, y como consecuencia la obesidad y otras enfermedades. Los niños que ven mucha televisión se exponen a publicidades de comida dirigidas hacia ellos pero sin presentarles nada nutritivo.
Entre otros efectos negativos están el aumento de los porcentajes de depresión, ansiedad, trastornos afectivos, déficit de atención, desórdenes bipolares, psicosis, agresividad infantil, suelen crear una dependencia hacia los dispositivos electrónicos, lo que puede derivar en una adicción.

Aportación para ayudar al problema
Sin lugar a dudas la tecnología nos presenta mayores afectaciones que beneficios, pero esto se debe principalmente a la falta de control sobre la relación entre el infante y la tecnología. Ciertamente, el acercamiento de los niños a la tecnología nos presenta ventajas y desventajas, es por ello que a través de ciertas medidas podemos lograr que desaparezcan la mayoría de los problemas que surgen a partir de ella. A través de la investigación realizada y basado en mi conocimiento y análisis del problema, puedo dar una aportación para ayudar al problema; la solución más sencilla, más fácil de realizar, la más obvia, la más coherente, la más simple, es la de que los padres pongan control sobre el tiempo que los niños usan los aparatos tecnológicos; desde mi punto de vista, ningún niño menor de 5 años debería usar medios tecnológicos, porque a esa edad no hay beneficio alguno, y aquí es donde entra el control de los padres, quienes deben ser críticos y no facilitarles este tipo de recursos. A la edad de 6 años o en adelante está bien que los niños los utilicen sin embargo en un periodo de dos horas diarias, para que no se convierta en un vicio, además de que lo prioritario debería ser su uso para fines  educativos.

Bibliografía
https://www.altonivel.com.mx/12187-la-tecnologia-afecta-a-los-ninos/
http://www.huffingtonpost.es/cris-rowan/influencia-de-la-tecnologia-ninos_b_4043967.html
http://www.bbc.com/mundo/noticias/2013/05/130422_salud_bebe_tecnologia_desarrollo_gtg
http://www.agendasanluis.com/tecnologias-digitales-y-los-ninos-efectos-positivos-y-negativos/
https://www.medkids.com.mx/neurodesarrollo/el-uso-de-la-tecnologia-en-los-ninos-ventajas-desventajas-y-como-interviene-en-su-desarrollo/

Jorge Luis Ramos Cristóbal
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.